Denuncian venta y alteración de calificaciones en el IPN

Denuncian venta y alteración de calificaciones en el IPN

0 6261

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional exigen a las autoridades de la República pongan atención en la corrupción que se está acabando a la afamada institución educativa pues, afirman, que el director general Enrique Fernández Fassnacht, está enterado de la alteración y venta de calificaciones en diferentes unidades académicas y no hace absolutamente nada.

Posterior al conocimiento de estos casos, en las unidades académicas se vive el caos y la incertidumbre ya que de acuerdo, con algunos de los estudiantes, se sabe quiénes tienen los privilegios para modificar y alterar cualquier registro en el SAES.

Afirman los afectados que el director general y el abogado del IPN deben levantar las denuncias ante las instancias correspondientes, para sancionar y cesar inmediatamente a los titulares de la DAE y sus colaboradores.

Asimismo, señalan que los profesores que se vieron afectados por estos actos de corrupción, se tienen que amparar denunciando los hechos ante las instancias correspondientes al interior de las Unidades Académicas donde sucedieron estos lamentables hechos, hay que exigir a los Directores y Jefes de Gestión Escolar levanten actas y denuncien penalmente a quienes resulten responsables, no pueden ni deben permitir que cualquier individuo manche su intachable trayectoria como profesores de esta honorable institución.

Exigen al Director General, Enrique Fernández Fassnacht, tomar acciones legales y defender ante todo, la imagen y credibilidad de esta gran Institución y no permitir que queden impunes estos actos de corrupción y vandalismo institucional.

Puntualizan que se tienen los nombres de los involucrados y el historial de como esta mafia, ha venido operando en la última década.

Hacen un llamado al director para hacer valer su investidura y preservar el orden y legalidad, porque nadie está por encima de la Ley.

Mediante una publicación de redes sociales, los alumnos dieron a conocer el historial delictivo de lo que llaman cofradía de maleantes.

El Director de la DAE el C. Miguel Ángel Aguilar y el Jefe de División de Registro y Certificación de Estudios el C. Ricardo Márquez Ramos, trabajaron para la DAE en los años 2007 y 2008 por Honorarios y eran en aquel entonces gente de confianza del Jefe de División de Registro y Certificación de Estudios el C. Arturo Vega Mayagoitia esposo de la C. Mónica Rocío Torres de León, actual Secretaria de Servicios Educativos.

Otros personajes importantes para el C. Vega Mayagoitia son: el C. Óscar Alonso Ojeda Silva, personal por honorarios en 2007 y Jefe del Departamento de Informática de la DAE en el año 2008, Subdirector de Gestión en la Unidad Politécnica para la Educación Virtual y actualmente cobrando una jugosa cantidad en la DAE como asesor de sistemas de su amigo el Director de la DAE. Este personaje era el encargado de asignar los lugares a todos los aspirantes recomendados que no aprobaban el examen de admisión escolar en aquel tiempo.

Estas 4 personas eran las que controlaban en aquellos años el nuevo sistema que ellos mismos dicen que crearon, pero en realidad lo plagiaron de UPIICSA y que fue llamado SIGUE (actualmente SAES).

Si recordamos, el C. Arturo Vega Mayagoitia junto con el C. Ángel Aguilar García y el C. Oscar Alonso Ojeda Silva, orquestaron uno de los mayores escándalos en 2009 por la venta de calificaciones, estas personas realizaban las modificaciones, alterando las calificaciones y los registros del SIGUE (actualmente SAES), por estos hechos el honorable e intachable C. Vega Mayagoitia fue sacado de su oficina en la DAE por la PBI como el vil delincuente que es, fue retirado de su cargo en 2009 y dada la influencia que tiene tanto él como su esposa, jamás hubo sanción alguna y sigue operando bajo la sombra, dando instrucciones en las distintas áreas que tiene el control para engrandecer el patrimonio del lucrativo matrimonio que tiene con la actual Secretaria de Servicios Educativos, todo un delincuente de cuello blanco.

Al Cartel de los Vega y Torres que operan en Zacatenco, se les han dado las facultades necesarias para contratar gente para operar en el SAES, así como también colocar gente de confianza en cargos bajo el Servicio Profesional de Carrera, artículo 34 del LSPC, honorarios, interinatos y hasta basificando a diestra y siniestra en las siguientes dependencias: DCH, POLIVIRTUAL, Secretaría de Extensión, Secretaria de Servicios Educativos, CENAC, UPDCE, CEC, CIDETEC, DSE, SSE, DDFC, DAE y demás dependencias del IPN.

Destacan que en la anterior administración del IPN se dio a conocer un caso similar pero en menores dimensiones en donde las personas involucradas fueron exoneradas por el honorable órgano Interno de Control; estas personas involucradas fueron las siguientes: C. González Maldonado Gerzzain II, C. David Giovanni Sánchez Feria, C. Francisco Javier Pérez Leyte y el C. Francisco Octavio Reyes Joaquín; donde curiosamente los dos grupos que han sido involucrados en estos fraudes, se conjugan para llevar a cabo este actual mega fraude y nuevamente aparecen como orquestadores el C. Arturo Vega Mayagoitia, el C. Ángel Aguilar García y el C. Óscar Alonso Ojeda.

Se repite la historia de este grupo de mafiosos y corruptos.

Afirman que este año se dio la venta masiva de calificaciones en los niveles medio y superior, modificando las calificaciones reprobadas a aprobatorias sin que personal de gestión de las escuelas involucradas se dieran cuenta, cobrando cantidades de alrededor de 4 mil pesos por calificación y siendo detectado en diversas escuelas una suma de más de 3 mil casos de calificaciones modificadas; y si hacemos cuentas, fue un negocio redondo y sumamente lucrativo para sus orquestadores.

El Abogado General y órgano Interno de Control ya cuentan con todos los elementos necesarios como para sancionar y denunciar a los responsables de este mega fraude, donde lo mínimo que se espera, es que sean destituidos y dados de baja toda esta bola de corruptos rateros, por poner en riesgo la estabilidad de nuestro honorable IPN, pero desgraciadamente estos dos órganos de nuestra institución, se encargan y les encanta hacer legales las anomalías y corruptelas, especialistas en ocultar y limpiar este tipo de fechorías.

Como dato extra el C. José Cruz Madrid Rojas, actual Jefe de la División de Admisión y Control Escolar de la DAE nombrado bajo el artículo 34 del Servicio Profesional de Carrera, también fue Jefe del Departamento de Admisión Escolar de la DAE en el 2003 al 2009 y su mano derecha en esos años era nada más y nada menos que el actual Encargado de Admisión Escolar, el C. Ricardo Espinosa, quien por cierto, en dos ocasiones ha reprobado el examen del Servicio Profesional de Carrera para ocupar el puesto como legítimo jefe y por alguna razón lleva más de dos años usurpando un puesto en el cual no es competente. Estas dos personas hacen del Proceso de Admisión un negocio jugoso para ellos como para sus titiriteros.

“Exigimos categóricamente al Director Enrique Fernández, actúe certeramente ante los culpables, y a la comunidad del IPN ya no permitamos estas porquerías. Es primordial sanear a la DAE para que los distintos procesos que ahí se llevan, adquieran la credibilidad que deberían tener, ya que esta1 dirección es la que da la cara en varias ocasiones a nombre del Instituto.

Sugerimos que a partir de hoy los profesores impriman sus actas de calificaciones, las firmen, selle el Departamento de  Gestión Escolar y se almacenen para que existan registros físicos con la finalidad de detectar y acabar con esta corrupción ya que para el IPN representa un gasto excesivo y si van a estar derrochando el presupuesto institucional en pago de honorarios a familiares y amigos, mejor lleve a cabo procesos de Admisión de Personal.

POR UN IPN LIBRE DE CORRUPCIÓN.

Tras conocerse esta situación, mediante una carta abierta, Rubén Mares Gallado señala: Ante el escándalo sobre la adulteración de calificaciones en el Saes del Instituto Politécnico Nacional, el abogado general de dicha casa de estudios, antiguo alcalde panista en Puerto Vallarta, anuncia que sólo se dará acompañamiento a los estudiantes que pudieron haber sido extorsionados. Queda muy corta la decisión anunciada por David Cuevas. Una calificación no es algo temporal, un antes y un después de la alteración de la misma. La grandeza del IPN requiere que la investigación sea transparente por su naturaleza académica y escolar. Nada que prevalecerá la anterior calificación.

Asentar una calificación definitiva no es misión de la oficina del abogado general, es de la esfera académica y escolar.

El actual abogado general muestra no haber seguido la trayectoria del proceso mismo sobre el Saes, desde su implantación hasta el presente.

Insisto, el prestigio del IPN, en México, es inmenso. Y es irreversible. En la comunidad politécnica no somos ni ángeles ni serafines. Pero soluciones como las que presenta el abogado general no son las óptimas, desde el punto de vista académico y escolar. Si ha existido dolo, engaño o extorsión, su misión es investigar. Toca a las esferas  escolar y académicas decidir.