Odile y Polo mantienen en vilo a la República Mexicana

Odile y Polo mantienen en vilo a la República Mexicana

0 1256

La tormenta tropical Odile, a las 16:00 horas tiempo del centro de México, se localizaba a 15 kilómetros al norte de Bahía de los Ángeles, Baja California, y cerca de la isla Ángel de la Guarda, con vientos máximos sostenidos de 85 km/hr, rachas de hasta 100 km/hr y movimiento hacia el norte a 11 km/hr, dio a conocer la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El sistema favorecerá lluvias intensas (de 75 a 150 mm) en Baja California y Sonora; muy fuertes (de 50 a 75 mm) en Sinaloa, Chihuahua y Nayarit, y fuertes (de 25 a 50 mm) en Durango y Baja California Sur; asimismo, persiste el pronóstico de vientos fuertes con rachas de hasta 100 km/hr y oleaje de 2 a 4 metros de altura en las costas de la Península de Baja California, Sonora y Sinaloa.

Continúan activas las zonas de alerta por tormenta tropical, en la costa occidental desde San José de las Palomas, hasta Cabo San Quintín, ambos en Baja California; en la costa oriental, desde Mulegé, Baja California Sur, hasta San Felipe, Baja California; asimismo, se extiende desde Guaymas hasta Puerto Peñasco, ambos en la costa de Sonora.

En el Océano Pacífico, la tormenta tropical Polo, a las 16:00 horas tiempo del centro de México, se ubicó a 415 km al sur de Acapulco, Guerrero; tiene vientos máximos sostenidos de 75 km/hr, rachas de hasta 95 km/hr y desplazamiento hacia el noroeste a 19 km/hr. Se mantiene la zona de alerta por efectos de tormenta tropical desde Zihuatanejo, Guerrero, hasta Cabo Corrientes, Jalisco.

Se prevé que en las siguientes horas, Polo genere lluvias intensas (de 75 a 150 mm) en sitios de Oaxaca y Guerrero; muy fuertes (de 50 a 75 mm) en zonas de Michoacán y Colima, y oleaje de 2 a 3 metros de altura en las costas de esas entidades.

Se exhorta a la población a extremar precauciones y mantenerse atenta a los llamados de Protección Civil y autoridades estatales y municipales, debido a que las lluvias constantes reblandecen el suelo, podrían ocurrir deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, afectaciones en caminos y tramos carreteros, inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en zonas urbanas.

A su paso por  Baja California, Odile dejó un rastro de calles inundadas, postes caídos, casas y hoteles destruidos, mientras que las autoridades reportaron saqueos en distintos comercios de la zona.

“Todo el lugar está devastado, las ventanas quedaron destruidas, los árboles y los cables tirados”, comentaron algunos habitantes de la entidad.

El gobierno federal destacó que pese a ser uno de los huracanes más fuertes que azotara en años recientes a Baja California Sur, Odile no causó pérdidas humanas, no obstante, advierten que el peligro no ha terminado, pues en los próximos días se esperan más deslizamientos de tierra.

La ciudad de San José del Cabo no tiene servicios de agua potable ni energía eléctrica. Tampoco hay comunicaciones ni accesos. En el mismo caso se encuentra el exclusivo centro turístico de Los Cabos.

Hay apagones con 239,211 servicios afectados y 4,296 re-establecidos, lo cual ha traído problemas para el abastecimiento de agua potable, además de combustible.

El gobierno federal instauró un puente aéreo para evacuar de Baja California Sur, en el noroeste de México, a los turistas nacionales y extranjeros varados en el estado.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), en coordinación con embajadas y consulados, coordina las labores de atención a los extranjeros que resultaron afectados en Baja California Sur. La dependencia informó que mantiene una comunicación permanente con embajadas y consulados en México para brindar información y apoyo en las labores de protección que esas representaciones diplomáticas brindan a sus connacionales.

Por la tarde-noche, el presidente Enrique Peña Nieto realizó un recorrido por las zonas afectadas de Baja California, y ofreció una conferencia de medios para respaldar todo su apoyo a los afectados.