Desarticulan peligrosa banda de plagiarios y homicidas en el Edomex

Desarticulan peligrosa banda de plagiarios y homicidas en el Edomex

0 1026

Agentes de la Policía Ministerial Federal en coordinación con corporaciones policiacas del Estado de México, desarticularon una peligrosa banda dedicada al secuestro y el homicidio, la cual está relacionada con al menos cuatro secuestros, destacando el de Manuel Serrano, padre de la alcaldesa de Ixtapaluca, Marisela Serrano.

En rueda de prensa, el titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Luna, informó que a raíz de la captura de Jaime Alejandro Juárez Vargas se logró ubicar una casa localizada en calles de la colonia Nexquipáyac del municipio de Atenco, que era utilizada como escondite del grupo criminal, donde agentes federales detuvieron a Guillermo Mendoza Valdivia, María Isabel Duana Díaz y un menor de edad, al continuar con la revisión del inmueble donde se encontraron tres sitios subterráneos acoplados como calabozos donde escondían a sus víctimas, los cuales se encontraban camuflajeados con alfombras.

Posteriormente, los federales detuvieron a Vicente Hernández, quien intento darse a la fuga, pero debido a sus padecimientos crónicos se desvaneció, por lo que fue trasladado a un nosocomio mexiquense para su atención en calidad de detenido.

Zerón de Luna informó que a la organización criminal se le relaciona con al menos cuatro secuestros –tanto de adultos como de menores de edad-, hechos que se lograron comprobar al cien por ciento a través de trabajos ministeriales y de investigación de campo.

Refirió que a Juárez Vargas quien cuenta con antecedentes penales en Oaxaca, se le relaciona con todos los plagios señalados, uno de ellos ocurrió el 30 de abril de 2013, el cual fue el de un estudiante de 16 años de edad, por el que pidieron una gran suma de dinero.

A los padres de la víctima se le pidieron tres pagos, sin embargo, pese a que recibieron las cantidades solicitadas su víctima fue asesinada y encontrada en un canal de aguas negras de la entidad. También participó en el secuestro del 8 de abril de 2013 de una persona que resultó ser empresario y amigo de Juárez Vargas, junto con Guillermo Mendoza Valdivia y Vicente Hernández, quienes tras cobrar el rescate asesinaron y arrojaron el cuerpo de la víctima en el mismo canal.

Así como el del día 7 de octubre de 2013, donde un comerciante de 54 años, dedicado a la venta de periódicos al llegar a su centro de trabajo en el Estado de México, fue sorprendido por Mendoza Valdivia y Hernández Pérez, quienes lo trasladaron al municipio de Atenco, donde Juárez Vargas se encargó de él.

El funcionario federal expuso que durante varios meses la AIC trabajó en varias líneas de investigación de estos sucesos criminales, con las cuales se  logró la captura de Juárez Vargas, quien en sus primeras declaraciones ministeriales, confesó ser el encargado de seleccionar a sus víctimas -entre ellas un  familiar de su esposa que resultó ser el padre de la presidenta municipal de Ixtapaluca-, y por el cual obtendrían buenas ganancias. Mendoza Valdivia y Vicente Hernández se encargaron de asesinar a la víctima.

El 16 de noviembre de 2013 fue privado de su libertad un policía de 70 años, saliendo de su centro de trabajo, la familia de la víctima recibió una llamada por parte de sus secuestradores, en la cual solicitaban una fuerte cantidad de dinero a cambio de liberarlo.

El 28 de noviembre los plagiarios recibieron una oferta por la liberación de la víctima que no rechazaron, por lo que ofrecieron una prueba de vida a la familia, pero la víctima no fue liberada. Juárez Vargas, Guillermo Espinosa Valdivia y Vicente Hernández Pérez –estuvieron presos por diversos delitos-, cobraron el rescate y posteriormente asesinaron a abandonaron a su víctima en una brecha de la entidad mexiquense.

Cabe señalar que derivado de la relación que Juárez Vargas mantenía con los familiares de las víctimas, conocía la situación económica y el entorno de las mismas, lo que le permitía realizar los secuestros, además de que él decidía que las víctimas debían de morir a pesar de cobrar los secuestros, y escoger lugares con el objeto de que los cuerpos no fueran encontrados.

En las próximas horas estas personas serán consignadas ante un juez federal como presuntos responsables de los delitos delincuencia organizada y secuestro. El menor de edad fue canalizado al ministerio público especializado en delitos del menor donde se definirá su situación jurídica.