Tres décadas de prisión a padres que sacaron los ojos a su...

Tres décadas de prisión a padres que sacaron los ojos a su hijo

0 1004

Toluca, Edomex.- Un juez de control y procesos sentenció a 30 años de prisión a seis personas -cada una-, al encontrarlos responsables del delito de homicidio en grado de tentativa, quienes en el mes de mayo del 2012 en un domicilio del municipio de Nezahualcóyotl, agredieron al pequeño Fernando en ese entonces de 5 años de edad, a quien le extrajeron los glóbulos oculares.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), detalló que por lo que hace a Martha García Vargas, Ciro Ríos Benítez y María del Carmen Ríos García, quienes son los abuelos maternos y la madre del menor, una sentencia de 30 años de prisión por el delito de homicidio en grado de tentativa, con la agravante de haber sido cometido en contra de un descendiente consanguíneo en línea recta, además, deberán pagar además una multa de 105 mil 280 pesos y una reparación del daño que asciende a 129 mil 385 pesos.

Indicó que a Yesenia Mayela Macías Charles, Jesús Ríos García y Ruth Lizbeth Ríos García -estos dos últimos tíos del pequeño- fueron condenados a 30 años de cárcel por el delito de homicidio en grado de tentativa, con la agravante de haber sido cometido con ventaja, además tendrán que pagar una multa de 105 mil 285 pesos y 59 mil 8 pesos como reparación del daño.

La dependencia estatal informó que el delito que les fue acreditado se registró el 24 de mayo del 2012, en un domicilio de la colonia Ejidos de San Agustín Atlapulco, en Nezahualcóyotl, donde a decir de María del Carmen Ríos García, confesaba a la policía ministerial que habían sacado los ojos a su nieto “por desobediente e irrespetuoso», durante un rito satánico.

En aquella ocasión un hombre salió de ese domicilio marcado con el número 5 de la manzana 34 de Graciano Sánchez, quien comenzó alertar a los vecinos de que en ese lugar estaban matando a un niño, quienes no dudaron y llamaron a la policía municipal. Al llegar al sitio los uniformados de la unidad B 676 descubrieron que el menos había sido víctima de un supuesto rito de parte de quien se decía en esos momentos era su madre, María del Carmen, quien le extrajo los ojos apoyada por su hermana.

La inculpada indicó a las autoridades que un representante de “su secta” la había alertado que el lunes ocurriría un sismo y acabaría con el mundo por lo que deberían rezar todo el tiempo. Fernando, no cerró los ojos como ella le ordenó, por lo que molestó y frente a otros niños, uno de ocho años y otro de nueve meses, cometió la incalificable acción.

Las primeras pesquisas arrojaban que “una de las personas que los tenían privados de la libertad, debido a que iba ocurrir  un temblor muy fuerte y se iba a acabar el mundo, entonces estaban orando, rezando. Las personas que estaban al interior del domicilio, les pidió la mamá del niño que cierren los ojos para empezar a orar, el niño de cinco años se niega a cerrarlos  y es cuando ordena que le saquen los ojos al menor de edad”.