Nuevo AICM será un proyecto transexenal: Peña

Nuevo AICM será un proyecto transexenal: Peña

0 850

Al recordar que en su administración no se elige la ruta corta o la más fácil, el presidente Enrique Peña Nieto, señaló que a pesar de este sexenio no tendrá tiempo suficiente para poner en operación el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, se está actuando con el “sentido de la responsabilidad y no mirando en que podemos entregar en el muy corto plazo”.

Durante el evento Avances y retos del Plan Nacional de Infraestructura, el jefe del Ejecutivo manifestó la firme decisión del Gobierno de la República por llevar a cabo el nuevo Aeropuerto ya que será un beneficio para todos los mexicanos.

Abundó que su construcción dejará una importante derrama económica, ya que será una fuente generadora de empleos para las familias de la zona Metropolitana del Valle de México.

Detalló que se estima que en todo el proceso de construcción se empleará directa o indirectamente a más de 160 mil personas y se favorecerá la contratación de cientos de pequeñas y medianas empresas.

Acompañado por el Secretario de Comunicaciones y transportes, Gerardo Ruíz Esparza, del Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas y del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, dijo que adicionalmente una obra de tal impacto requerirá también la ampliación de la red de transporte e infraestructura metropolitana.

Congruente con ello, el Gobierno de la República trabajará cordialmente con las autoridades del Distrito Federal y del Estado de México para impulsar los proyectos de infraestructura que faciliten la construcción y operación  del nuevo aeropuerto.

Recordó que uno de los principales desafíos en infraestructura era encontrar una alternativa viable para construir el nuevo Aeropuerto que necesita “nuestra capital y el país en su conjunto”.

Desde años dijo, “es evidente la saturación actual del Aeropuerto Benito Juárez, la evolución demográfica de esta zona metropolitana y una mayor apertura de México al mundo incrementaron sustancialmente la demanda de vuelos, poniendo al límite su capacidad operativa”.

Detalló que aunque tiene dos pistas, el actual AICM no tiene espacio suficiente para realizar despegues o aterrizajes simultáneos, “esta condición es inaceptable en el Aeropuerto de una  de las metrópolis más importantes del mundo que es justamente la del Valle de México”.

No podía haber respuestas temporales parciales o incompletas

Para superar este desafío, el jefe del Ejecutivo, advirtió que “no podía haber respuestas temporales, parciales o incompletas, al contrario, era imprescindible actuar con visión de largo plazo”.

Por ello, dijo que  desde el primer día de su administración ordenó realizar los estudios técnicos necesarios para determinar la mejor opción de un nuevo aeropuerto.

“Como resultado de estos estudios, se concluyó que el lugar idóneo para desarrollar el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es la zona contigua al aeropuerto actual”.

Peña Nieto,  fue muy enfático al señalar que  todas las actividades vinculadas al desarrollo del proyecto se harán con absoluta transparencia y pleno respeto a la ley, garantizando la protección de los derechos de los habitantes de las colonias y comunidades colindantes a este proyecto.

“Es importante reiterar que el nuevo aeropuerto se construirá dentro de cuatro mil 430 hectáreas de propiedad federal, que ya se tienen en la región oriente del Valle de México”.

Abundó que el financiamiento de este proyecto, si bien es cierto, contará con recursos fiscales, en su gran mayoría será autofinanciable, a partir de los ingresos que genere al actual aeropuerto y el nuevo, una vez que esté en operación, así como del aprovechamiento de las instalaciones del actual aeropuerto.

“En pocas palabras esta gran obra de importantes beneficios para el país, en gran medida, se pagará por sí misma, ello permitirá que su propiedad y operación queden a cargo del Estado mexicano”.

La capital del país contará con aeropuerto de clase mundial

Por su parte el Secretario de Comunicaciones y transportes, Gerardo Ruíz Esparza, afirmó que la capital de la república contará con un aeropuerto de clase mundial.

En cuanto a los terrenos del actual aeropuerto, “estos se rescatarán para beneficio de la Ciudad de México, ya que abre nuevas oportunidades, se privilegiarán proyectos ecológicos sociales, educativos y de promoción económica en beneficio de toda esta región metropolitana”.

Ruíz Esparza, señaló que tendrá lugares destinados para educación superior, capacitación, desarrollo tecnológico y científicos, áreas culturales, deportivas, y de esparcimiento, así como sitios para negocios, centros de salud y estaciones de transporte multimodal.

“Tengan la certeza que la Secretaria de Comunicaciones y Transportes cuidará que todos los recursos que se manejen para desarrollar este proyecto, se aplicarán con oportunidad, responsabilidad, eficacia y transparencia”.

Refrendó el compromiso de los servidores públicos de que la SCT seguirá trabajando con el mayor de los esfuerzos para mover a México y transformarlo en un centro logístico y global con alto valor agregado.

Esta obra requiere trabajo político, sustentable y sólido: Mancera

Al respecto el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, reconoció que el nuevo aeropuerto representa un reto de colaboración transexenal, “de una colaboración que deberá de ser duradera para dar garantía de éxito, este proyecto requiere de un trabajo político, sustentable y sólido por el bien del país”.

El titular de la Ciudad de México, afirmó que una de las ventajas de esta obra es que se estarán disminuyendo sensiblemente los riesgos de inundaciones de la zona conurbada entre el Estado de México y la capital del país.

“Estaremos atentos a colaborar con el cuidado de todos los temas medio ambientales, conforme a los trabajos relacionados ya entre la Comisión Nacional del Agua y el sistema de aguas de la Ciudad de México, se ha previsto no sólo mantener la capacidad de regulación y de drenaje, sino incrementarla y mejorarla hasta un 200 por ciento”.