Putin y Poroshenko esbozan un pacto para frenar el conflicto ucranio

Putin y Poroshenko esbozan un pacto para frenar el conflicto ucranio

0 1141

Moscú.- El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo ucranio, Petró Poroshenko, conversaron telefónicamente para frenar el conflicto en Ucrania. Ambas partes apreciaron un acercamiento de posiciones y, tras el diálogo, el mandatario ruso esbozó un plan de siete puntos que, según su punto de vista, podría ser la base para un alto el fuego.

El plan incluye tanto la retirada de las tropas de Kiev de las proximidades de las ciudades como el cese de la exitosa ofensiva lanzada hace una semana por los separatistas. Putin dio a conocer el plan de siete puntos en Mongolia, donde se halla en visita oficial, después de que hablara por teléfono con su homólogo ucranio, Petró Poroshenko, con el que discutió las vías para conseguir un pronto alto el fuego en la zona de conflicto.

El plan de Putin para lograr la paz

El líder ruso explicó a la prensa que esbozó su plan de solución de la crisis ucrania durante el vuelo a Mongolia, donde se encuentra en visita oficial. Putin considera que su enfoque y el del presidente Piotr Poroshenko son muy similares y que un plan definitivo podría acordarse este viernes. Estas son las medidas, según la traducción de Russia Today.

1. «Primero, las Fuerzas Armadas y las unidades militares de las milicias del Sureste de Ucrania deben parar las operaciones de asalto en las regiones de Donetsk y Lugansk».

2. «Segundo, las unidades armadas de los cuerpos de fuerza de Ucrania deben ser retiradas a una distancia que excluya la posibilidad de ataques con artillería y distintos sistemas de misiles contra zonas pobladas».

3. «Tercero, es preciso asegurar con observadores internacionales objetivos que ambas partes respeten el alto el fuego y hacer un seguimiento de la situación en la zona de seguridad».

4. «En cuarto lugar, hay que excluir el uso de aviones de combate contra la población civil y los puntos poblados de la zona de conflicto».

5. «Como quinta medida organizar un intercambio de personas detenidas con el uso de la fuerza de acuerdo con la fórmula cambiar todos por todos y sin condiciones previas».

6. «Sexto: abrir corredores humanitarios para permitir el movimiento de los refugiados y la entrega de suministros humanitarios a las ciudades y otras localidades de Donbas: las provincias de Donetsk y Lugansk».

7. «Y, por último, el séptimo paso tiene como objetivo posibilitar que equipos de técnicos se desplacen a las localidades de Donbass afectadas para restaurar las infraestructuras y servicios destruidos».

Ante todo, según Putin, las Fuerzas Armadas de Ucrania y las milicias de las provincias de Donetsk y Lugansk tienen que cesar las operaciones ofensivas. Además, las tropas ucranias deben retirarse a una distancia que excluya la posibilidad de bombardear con su artillería y con misiles a las ciudades para evitar que sigan pereciendo civiles. El tercer punto contempla “un control internacional objetivo y verificable del alto el fuego”, que debe ser ejercido por observadores que cuenten con la confianza y el respeto de ambas partes.

Como cuarto punto el líder ruso propone excluir “el uso de la aviación de guerra contra la población civil y las ciudades en la zona del conflicto”. La quinta de las medidas —que, según Putin confesó, elaboró durante su vuelo a Ulan Bator, la capital de Mongolia— consiste en un canje de prisioneros y retenidos “sin condiciones previas” y con la fórmula de “todos por todos”.

Es asimismo indispensable “abrir corredores” por donde se puedan desplazar los refugiados y por los cuales sea posible entregar ayuda humanitaria a las localidades de las provincias de Donetsk y Lugansk.

Por último, el acuerdo, que las partes en conflicto podrían cerrar mañana viernes durante las negociaciones en Minsk del Grupo de Contacto para Ucrania, debe prever el envío de especialistas para “la reparación de las infraestructuras sociales y comunales” que han sido destruidas por la guerra.

Putin considera, después de la conversación telefónica con Poroshenko en la que debatieron “detalladamente la crisis militar y humanitaria en Ucrania” que su visión sobre las vías para terminar con el conflicto y la del presidente ucranio son “mayormente coincidentes”.

Horas antes de que Putin hiciese público su plan, la oficina de prensa de Poroshenko se había apresurado a informar de que ambos mandatarios habían alcanzado un acuerdo para un alto el fuego permanente en las provincias rebeldes. Sin embargo, poco después llegó el desmentido del Kremlin, que reiteró lo que ha dicho desde un principio: Rusia puede contribuir a lograr un arreglo pacífico, pero no puede pactarlo, ya que ella no es parte del conflicto; se trata de un problema interno de Ucrania, y con quien Kiev tiene que negociar y llegar a acuerdo es con los separatistas.