Salario mínimo no debe perpetuar la pobreza

Salario mínimo no debe perpetuar la pobreza

0 953

En el marco del Seminario “Ciudades Latinoamericanas y Brechas de Desigualdad. Una Aproximación Crítica” realizado en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el coordinador general de Asuntos Internacionales del Gobierno del Distrito Federal. Cuauhtémoc Cárdenas tras dar la bienvenida a representantes de diferentes sitios de América Latina, reiteró que para el GDF es de vital relevancia este encuentro en virtud de que el tema de la desigualdad es uno de los que más dejan ver los problemas de carácter social que existen en las ciudades y en general en países de América Latina.

En presencia del secretario de Desarrollo Económico (Sedeco), Salomón Chertorivski, el director de la Sede Subregional de la CEPAL en México, Hugo Beteta, así como la coordinadora de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Estela Morales, confió en que de este seminario surgirán ideas importantes para las políticas urbanas, por lo que agradeció a nombre del Gobierno de la Ciudad de México, el interés a los participantes nacionales e internacionales reunidos en la Sala Raúl Prebisch de la CEPAL-México, por sus aportaciones y puntos de vista.

Durante el evento la propuesta de incremento responsable, gradual y progresivo al salario mínimo que planteó el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, fue uno de los temas centrales tratados.

Al hacer uso de la palabra, el titular de la Sedeco, Salomón Chertorivski indicó que “no obstante que la CDMX muestra avances relevantes en materia de política social en programas de asistencia, el reto es consolidar una sociedad con mayores posibilidades hacia la igualdad“.

Comentó que se ha invitado a que se coloque en el centro de la discusión el tratar de igualar los ingresos, siendo el salario mínimo uno de los temas que se tienen que debatir con seriedad, información y responsabilidad.

Señaló que «para la capital tiene una relevancia fundamental. Hemos discutido a lo largo de los últimos meses el por qué discutir sobre una variable olvidada en México, una que no es simplemente un precio, sino es un derecho fundamental expresado en la Constitución. Pero, este derecho ha perdido su capacidad de compra en más de 70 por ciento en los últimos 35 años y que hoy el empleo puro y duro de un trabajador de jornada completa en el mercado formal cuando recibe el salario mínimo se ha convertido en un perpetuador de la pobreza y no en la alternativa digna que el trabajo debe representar para salir de la misma».

Mencionó que a esta ciudad todos los días acuden en promedio 167 mil personas de las entidades circunvecinas a buscar una oportunidad de ingreso; «la capital, para no perpetuar sus brechas de desigualdad quiere generar crecimiento económico, oportunidades de empleo y esos empleos tienen que estar bien remunerados».

Apuntó, “lo anterior quiere decir que un mexicano -a finales de los años 70- podía comprar cuatro veces más productos de los que hoy puede adquirir y recordó que son cerca de 7 millones de mexicanos en el país que declaran percibir un salario mínimo o menos, y que son 370 mil en la Ciudad de México quienes se encuentran bajo esa condición”.