alta crítica literaria en México, opina escritor Homero Aridjis

alta crítica literaria en México, opina escritor Homero Aridjis

0 80

El destacado poeta y novelista Homero Aridjis consideró que en el país hace falta crítica literaria, lo que representa una carencia enorme en el ambiente cultural y, por el contrario, hay mucha mercadotecnia por las editoriales que inflan los libros para venderlos.

El autor originario de Michoacán narró a Notimex que él creció cuando en el país había crítica de poesía, de novela y de cuento, aunado a que existían suplementos culturales y revistas, por lo que los escritores jóvenes siempre esperaban las críticas de sus obras luego de publicarlas.

 “Ahora no hay, nos hemos empobrecido y estamos basados en noticias de periódicos, a veces que murió un escritor en Argentina, en Francia, o en Polonia, pero no tenemos críticas de lo que está pasando en México en la vida cultural”. Indicó que no se cuenta con una guía que sitúe las obras literarias en su dimensión, en su aportación, en la cultura y en la historia, y puso como ejemplo que hace unos 20 años impartió un taller literario y le asombró que casi todos los que acudieron escribían con faltas de ortografía, incluso cuando le entregaban un texto sólo una línea estaba bien escrita.

“Tampoco leían, les preguntaba si conocían a tal poeta o escritor y eran de una ignorancia extraordinaria, entonces cómo pueden atreverse a escribir poesía si no saben escribir con gramática. No estoy diciendo que escriban según la Academia de la Lengua, no se les pide, si quieren crear su propio lenguaje háganlo, pero escriban con corrección”, externó.

El escritor compartió que una vez su amigo poeta francés Jean-Clarence Lambert le dijo en tono de broma que “muchos escritores en México no sólo escriben con faltas de ortografía sino también hay pintores que hablan con faltas de ortografía”, hecho que Homero atribuyó al reflejo de una deficiencia, pese a lo cual hay quienes se atreven a publicar libros llenos de faltas de ortografía.

Otro de los hechos que lamentó el escritor es que cuando los poetas mueren es cuando comienza a revalorarse su obra y el contexto de su tiempo y herencia que dejaron como legado, como el caso de Octavio Paz, del que recién se cumplieron 20 años de su fallecimiento y hasta ahora se empieza a apreciar su trayectoria.

 “Yo lo que he visto y me parece muy ingrato de México como país, es que de pronto no se les reconoce en toda su dimensión, se le trivializa en el aspecto político, en su grupo contrario, la controversia que deja su grupo literario, más que por su propia obra. Yo creo que a nosotros nos toca valorizar a Paz en su obra, pero es imposible separarlo del hombre y de su grupo político”, reconoció.

También rememoró que su amigo Juan Ibáñez, un director de teatro ya fallecido, le dijo en los años ochentas: “qué país tan desgraciado es México porque respeta a los creadores cuando son muy ancianos o cuando están muertos, hasta les montan monumentos y en vida los maltratan, es un país muy necrofílico”.

Ejemplo de ello es el escritor Juan José Arreola a quien, aseguró, en vida todo mundo lo maltrató, lo ninguneó y casi lo pateaban en el ambiente oficial cultural,  vivía de una forma muy miserable, mientras que ahora que se cumplan 100 años de su nacimiento (en septiembre) se le realizarán homenajes.

Aseguró que fue muy amigo de Arreola, al igual que de Juan Rulfo, y ambos escritores, a los que destacó como dos grandes prosistas mexicanos del siglo XX, a través de los años están confirmándose como dos de los grandes maestros del cuento en español por su deslumbrante tratamiento de texto breve, por ejemplo “El llano en llamas” y “Confabulario”, pero en México no se les apreciaba.

Mencionó que un día Juan José Arreola le mostró una carta del argentino Julio Cortázar donde le llamaba maestro y escribía: “usted nos hace entrar en una atmósfera narrativa desde la primera frase, yo aprendo a escribir cuentos por usted”, y fue Arreola quien publicó de los primeros libros de Cortázar; también el escritor Jorge Luis Borges los respetaba mucho, afirmó. Aridjis planteó que los mejores homenajes a los autores es que el nombre del poeta siga vigente y siendo una referencia cultural en la poesía mexicana.

Por ello llamó a que se restituya el Premio Octavio Paz, uno de los poetas en español más influyentes del siglo XX, del que ignora por qué desapareció. “A 20 años de su muerte creo que debemos cuestionarnos hacia dónde va la poesía mexicana, quiénes son los grandes poetas mexicanos, hacia dónde vamos, cuál es el contexto de la poesía mexicana con la poesía en español, cuáles son las afinidades y las diferencias y seguir estableciéndolas”, externó.