Al menos 9 muertos y 16 heridos deja atropellamiento en Toronto

Al menos 9 muertos y 16 heridos deja atropellamiento en Toronto

0 102

La policía confirmó que al menos 9 personas resultaron muertas y 16 heridas en Toronto cuando una camioneta se subió a la acera de una de las principales calles de la ciudad y arrolló a un grupo de viandantes.

Además, 16 personas han resultado heridas, dijo un portavoz policial sobre el incidente, que se produjo a las 13.30 hora local y tras el cual el conductor de la furgoneta ha sido detenido.

De los 16 heridos, dos están en condición crítica y otros dos se encuentran graves. El alcalde de Toronto, John Tory, recomendó a los comercios situados en las cercanías del lugar donde se produjo el accidente que cierren y al público que evite el lugar para facilitar la investigación policial.

Ni Tory ni la Policía de Toronto han señalado si el atropello fue un accidente o una acción premeditada.

El suceso se produjo cuando los ministros de Asuntos Exteriores y Seguridad del G7 están reunidos en Toronto para tratar, entre otros temas, medidas antiterroristas y contra el extremismo yihadista.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló desde Ottawa que sus pensamientos “están con todos los afectados por el terrible incidente”.

“Gracias a los equipos de emergencia trabajando en el lugar, estamos vigilando la situación de forma estrecha”, añadió Trudeau.

El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, se negó a especular si el incidente es un atentado como los que se han vivido en varias ciudades europeas en los últimos meses pero sí señaló que el país mantiene el nivel de amenaza que existía antes del atropello masivo.

El periódico Toronto Sun publicó en su sitio web una foto de un hombre identificado como el conductor mientras es detenido por uniformados. La policía confirmó al diario que el hombre arrestado manejaba el vehículo.

“Estaba en el coche cuando de repente vi una camioneta blanca que subía a la acera aplastando a la gente (…), arrojada al aire una por una, y (el conductor) iba a alta velocidad”, describió un testigo, Alex Shaker, en la cadena de televisión CTV.  “Nunca vi algo así, había gente tirada en el camino”, agregó.

Ambulancias y vehículos policiales se desplegaron a lo largo de las calles y varias personas fueron evacuadas en camillas, según imágenes aéreas de la televisión canadiense.

Una furgoneta de alquiler blanca con la carrocería frontal rota fue detenida en la acera de una arteria principal de la ciudad rodeada de vehículos policiales.

“Nuestros corazones están con todos los afectados” por este accidente, declaró el primer ministro, Justin Trudeau, a la Cámara de los Comunes. “Tendremos más información para compartir con los canadienses en las próximas horas”, aseguró a los legisladores.

El accidente se produjo en Toronto, donde se celebra una reunión de ministros de Seguridad Pública del G7, tras haber acogido el fin de semana un encuentro de cancilleres de los siete países más industrializados del mundo (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá).

El hecho recuerda al modus operandi de los ataques con vehículos en grandes ciudades como Nueva York, Barcelona, Londres, Niza, París, Berlín y Estocolmo, donde radicales convirtieron autos o camionetas en armas que atropellaron fatalmente a peatones.

No obstante, la policía aún no ha detallado las motivaciones del conductor de la camioneta blanca en Toronto.  Al igual que otros países, Canadá ha sido blanco de ataques yihadistas, a pesar de que el número de víctimas ha sido menor.

En octubre pasado, un hombre apuñaló a un policía antes de arrollar y herir a cuatro peatones con una camioneta en Edmonton, en el oeste de Canadá.

En Quebec, en octubre de 2014, un canadiense atropelló a dos militares en un estacionamiento, uno de los cuales murió. Luego, el conductor fue abatido por la policía después de intentar atacarlos con un cuchillo.

Este ataque se llevó a cabo dos días antes del perpetrado en el Parlamento de Ottawa, cuando un hombre de 23 años murió tras disparar y matar a un soldado.

En marzo de 2016, un radical islamista canadiense atacó a dos soldados en un centro de reclutamiento en Toronto.