El Maestro Rudy Machorro, destacado bajista mexicano, impartió exitosa clínica

El Maestro Rudy Machorro, destacado bajista mexicano, impartió exitosa clínica

0 60

“Toca siempre por gusto, sin pensar en que es un trabajo”. “Descubre tu estilo dejando libres tus sentimientos”. “Siempre hay que estudiar”. Esas fueron algunas de las frases que el experimentado músico y director musical, compartió con los asistentes a una de las exitosas clínicas sobre bajo, que ha venido impartiendo desde hace dos años. Entre los asistentes hubo jóvenes que están empezando, pero que son dueños de un gran talento, así como algunos ya profesionales e incluso arreglistas y especialistas en audio y producción discográfica.

El Mtro. Rudy Machorro fue avanzando en los temas, escuchó a algunos de los asistentes tocar y les dio valiosos consejos sobre cómo pulsar el instrumento, cómo hacer más ágil una prueba de sonido. Además realizó diferentes señalamientos sobre armonía. Observaciones sobre lectura. Diferenciación de ritmos, selección de cuerdas y abordó técnicas específicas de slap, a las que añadió conceptos personales, que a él le han dado excelente resultado en su trayectoria, esto como cierre del encuentro.

Además comentó: “La música es el lenguaje universal y quienes nos dedicamos a ella, somos privilegiados, pues nos pagan por hacer lo que nos apasiona”.

El Mtro. Rudy Machorro, como bajista profesional ha tenido oportunidad de pisar infinidad de escenarios, lo mismo en México que en el extranjero. Pues como ha comentado a lo largo de sus cursos: “He trabajado con grandes e importantes figuras de la música. Yo empecé como todos, como muchos, tocando en fiestas, en reuniones familiares  y casi sin percatarme de ello, pronto estuve acompañando a grandes artistas como: la señora Monna Bell, Luis Miguel, Alejandra Guzmán, Paulina Rubio, Freddy Noriega, Gloria y Noemí Gil, Emmanuel, Daniela Romo, Flans, Marcial Alejandro, además de hacer participaciones especiales con grupos como: Mecano, Torrefuerte,  Rescue, la Dinastía Ramos y qué decir de Abraham Laboriel, admirado maestro y amigo. No quiero mencionar más nombres, porque no me gustaría dejar a nadie a la zaga. He tenido y tengo el gusto de conocer a los mejores músicos de mi país y de otros países. De todos he aprendido y para todos ellos tengo gratitud, respeto y afecto.

Ahora en estas clínicas mi intención es apoyar a quienes inician y aman la música dedicándose a ella. Y si mi experiencia puede apoyar su aprendizaje y desempeño, pues aquí estoy, dispuesto y feliz de compartir”.