Silvia Cherem rinde homenaje a Esperanza Iris en su libro La última...

Silvia Cherem rinde homenaje a Esperanza Iris en su libro La última reina de la opereta

0 65
El libro Esperanza Iris: La última reina de la opereta en México, de la periodista Silvia Cherem, cuenta la historia de la artista tabasqueña, una mujer que desafió los cánones de su época como cantante y empresaria exitosa a principios del siglo XX, el cual se presentó en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.
El libro es el resultado de más de tres años de análisis exhaustivos realizados por Silvia Cherem y la recopilación de datos en 2 mil 828 expedientes, 29 mil 395 documentos, 4 mil 975 impresos y 3 mil 823 fotografías, resguardados en el Archivo Histórico de la Ciudad de México. Al vasto trabajo de investigación se suman entrevistas e información documental otorgadas por los descendientes de testigos de los hechos que dan pie a la narración y familiares de la cantante Esperanza Iris.
Gracias a la extensa investigación, Cherem reescribió la historia de la figura pública más importante en el ámbito del llamado género chico del siglo XX, con el fin de reivindicar su legado y el patrimonio que le heredó a la Ciudad de México: el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, fundado en 1918 y que el próximo año cumple su centenario.
El interés de Cherem por la cantante comenzó a partir del relato de un atentado ocurrido el 24 de septiembre de 1952: una bomba fue colocada en un avión de Mexicana de Aviación, con ruta Distrito Federal-Oaxaca, que llevaba entre sus pasajeros a la cantante. La bomba explotó en el aire sin afectar a los pasajeros y la aeronave aterrizó a salvo en Santa Lucía. Pronto se descubrió que el responsable del atentado era Francisco Sierra, el tercer esposo de Esperanza Iris.
A partir de este relato, Silvia Cherem comenzó su investigación sobre la cantante tabasqueña, quien fue reconocida por sus actuaciones en operetas montadas en escenarios de América y Europa. En la época de la Revolución, Esperanza Iris emprendió una gira de cinco años que la llevó a teatros en Cuba, Venezuela, Brasil, Argentina, Chile y América Central.
Se dedicó a ahorrar lo que ganaba en las taquillas para poder regresar a México y cumplir su más ambicioso sueño: construir su propio teatro. Fue hasta 1918, durante el mandato de Venustiano Carranza, cuando inauguró el hoy Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Por el escenario del recinto desfilaron talentos como el pianista ruso Arthur Rubinstein, la famosa bailarina de ballet Anna Pavlova y el tenor italiano Enrico Caruso.
A pesar de tener una vida pública de lujos y reconocimiento, la vida privada de la tiple, sobre todo la amorosa, fue una tragedia que la condujo al olvido. Enterró a sus tres hijos, sufrió de desamor con tres hombres diferentes y su nombre fue borrado de su propio teatro. Esperanza Iris cargó con estas penas hasta su muerte en 1962.