Ley de Resilencia de la metrópoli deberá analizarse y aprobarse

Ley de Resilencia de la metrópoli deberá analizarse y aprobarse

0 153

Leobardo Reyes

Para que la metrópoli este en concordancia con el Estado de Emergencia que demanda su inminente reconstrucción, debe discutirse y aprobarse en forma pronta y expedita la Ley de Resiliencia para que la Ciudad de México, por eso las  comisiones de Prevención del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático y de Administración Pública Local deben actuar con celeridad en la aprobación del ordenamiento y dar paso a su vigencia inmediata.

Así lo mencionó la presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), quien indicó que en mayo pasado presentó la propuesta ante el órgano legislativo y su eventual aprobación permitiría al jefe de Gobierno convocar a las instituciones y a grupos de la sociedad civil para que se diseñe e instrumente el Plan de Resiliencia de la metrópoli y la instalación de los comités delegacionales.

Asimismo, exhortó también al gobierno de la Ciudad instalar la Agencia u oficina de Resiliencia de la Ciudad de México para que en este mismo marco jurídico para que pueda convocarse a las instituciones y grupos de la sociedad civil para que puedan diseñarse e instrumentarse el Plan de Resiliencia de la ciudad.

Mencionó que la aprobación de la iniciativa garantizaría a los ciudadanas y ciudadanos establecer los mecanismos, instrumentos y estrategias específicas para hacer frente, adaptarse y recuperarse de los impactos, tensiones y convulsiones ante las catástrofes, como la que ocurrió recientemente en la ciudad.

Indicó que con la Ley de Resiliencia velaría también por una urbanización sostenible ante casos de desastre y establecería un fondo especial para la reducción de riesgos ambientales, a través de asegurar la organización y capacidad de respuesta de la ciudad antes, durante y después de un desastre.

Además, empoderaría a la ciudadanía para participar conjuntamente con las autoridades centrales y delegacionales en el diseño de políticas y acciones de resiliencia, y la sensibilizaría de las fortalezas y amenazas que tiene ante los fenómenos de riesgo.

Comentó que se establecerían normatividades, programas, lineamientos y protocolos generales para tomar medidas anticipadas y preventivas con el uso de tecnologías de monitoreo y alertas tempranas para proteger a las personas, viviendas, infraestructura urbana  y el patrimonio cultural.

Manifestó que la ciudad sería capaz tras un desastre de responder, implementar estrategias inmediatas de recuperación y restaurar con rapidez los servicios básicos para reanudar la actividad social, institucional y económica, “se coadyuvaría a la adecuación en materia de planeación y ordenamiento territorial mediante los programas delegacionales y parciales de Desarrollo Urbano, que constituyen los elementos rectores y áreas específicas en la Ciudad de México”.