En la mira de las autoridades gringas Rafa Márquez y Julión Álvarez

En la mira de las autoridades gringas Rafa Márquez y Julión Álvarez

0 77

José Ángel Somera

El futbolista del club Atlas de Guadalajara Rafael Márquez Álvarez se presentó voluntariamente ayer a las instalaciones de la PGR a declarar en torno a las investigaciones que presuntamente le relacionan con la agrupación criminal que dirigía Raúl Flores Hernández, quien fue detenido en julio pasado, y por quien la Subprocuraduría de Asuntos Jurídicos e Internacionales ya inició el procedimiento de extradición a los Estados Unidos.

Después de más de tres horas de acudir ante el Ministerio Público Federal adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR en las oficinas de Reforma 211, poco después de las 16:00 horas el deportistas oriundo de Zamora de Hidalgo, Michoacán, salió de las instalaciones de la dependencia a cargo de Raúl Cervantes Andrade.

Posteriormente la PGR dio a conocer que trabaja coordinadamente con el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América como lo señala el en un comunicado difundido  desde Washington, y que “actúa conforme a la Ley y apegada a la legislación vigente en el país. Seguiremos en estrecha colaboración con las autoridades de Estados Unidos de América”.

Quién es Flores Hernández

Raúl Flores Hernández de acuerdo a las indagatorias del departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica, era el líder de la organización de tráfico de drogas de Flores (DTO), se le relaciona con el exjugador de los equipos de futbol Mónaco de Francia y Barcelona de España, Rafael Márquez y con el cantante grupero Julio César Álvarez Montelongo, conocido artísticamente como Julión Álvarez, ha operado desde la década de 1980 en la Ciudad de México y Jalisco su estado natal.

Las autoridades estadounidenses refieren que Márquez Álvarez y Álvarez Montelongo, de acuerdo a sus indagatorias fungían como presuntos prestanombres de un narcotraficante, “la Comisión Nacional de Seguridad atrapa delincuentes… luego no sabe de ellos. Su manera de operar es sencilla: mantiene relaciones con varios cárteles de la droga y utiliza prestanombres para lavar dinero procedente del tráfico de drogas”.

En México la PGR aseguró ayer diversos bienes propiedad de Flores Hernández, entre ellos el Gran Casino ubicado en Guadalajara, Jalisco. Esta acción se realizó a través de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

Raúl Flores opera de manera independiente, aunque las pesquisas que realiza el Departamento del Tesoro de la Unión Americana, mantiene alianzas estratégicas con los líderes del Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Desde marzo de 2017, Flores Hernández enfrenta cargos por tráfico de cocaína en las cortes del distrito de Columbia y California. Su organización delictiva incluye a un significativo número de familiares y socios que lo apoyaban en actividades ilícitas como tráfico de drogas y “lavado de dinero”, para mantener activos en su nombre; entre esas personas, están el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez.

Los negocios con los que tendría relación Flores Hernández están restaurantes, bares, productoras musicales, y empresas de recreación, salud y rehabilitación. Esto incluye “Camelias Bar”, “Nocturnum Inc”, empresa que maneja bares y restaurants en Guadalajara; el centro de rehabilitación “Prosport & Health Imagen”, y la productora musical “Noryban Productions”.

Además del Club Deportivo Morumbi, el cual era la razón social del equipo Guerreros Autlán, que juega en la Segunda y Tercera División del futbol azteca. El equipo registró a Flores Hernández como su presidente ante la Federación Mexicana de Futbol (FMF) hasta el verano de 2008.

En agosto de 2010, la PGR ofreció una recompensa de 5 millones de pesos a cambio de información que llevara a la detención de Raúl Flores Hernández, acusado de delincuencia organizada. Raúl Flores Hernández fue detenido en 2013 por autoridades federales mexicanas, formaba parte de la lista de objetivos prioritarios del gobierno.  Pero habría sido liberado un año después y recapturado el pasado 20 de julio.

Rafa Márquez y “Julión” destacan entre sus testaferros

Las autoridades norteamericanas ya aplicaron sanciones al excapitán de la selección nacional de México Rafael Márquez Álvarez, y al exintegrante de la banda MS Julio César Álvarez Montelongo (Julión Álvarez), a quienes se les relaciona con los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG).

La Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC), manifestó que sus indagatorias refieren que el ahora defensa central del Atlas Rafael Márquez y el cantante de música grupera, forman parte de una red de prestanombres para “lavar dinero” procedente de la venta de drogas, para la organización que comanda Raúl Flores Hernández y varios integrantes de su familia.

En la designación y aplicación de sanciones se incluye a otros 21 ciudadanos mexicanos, es por el delito de “prestar apoyo a las actividades de tráfico de drogas de la organización Flores, o por ser propiedad o estar bajo control de esta, sus miembros y asociados de confianza”.

La administración de Donald Trump indicó que “la designación establece la mayor acción individual que ha tomado la OFAC bajo la ley para determinar a Narcotraficantes Más Significativos, en contra de una red de cárteles de la droga de México. Con esta designación, los bienes, inmuebles, propiedades y cuentas bancarias que tienen los designados dentro de las demarcaciones bajo la jurisdicción estadunidense, se confiscan y quedan congeladas. A los ciudadanos, empresas y entidades de los Estados Unidos, se les prohíbe cualquier relación o contacto con los implicados”.

Añadió que las acciones que tomaron en contra de la Organización Flores y sus presuntos prestanombres, es el resultado de una acción coordinada de la OFAC, con la DEA y la Unidad de Investigaciones del Departamento de Seguridad Interior, el Buró de Aduanas, la Patrulla Fronteriza y el gobierno mexicano.

Como miembros de la familia Flores Hernández y socios de confianza, además de incluir al futbolista mexicano y al cantante grupero, se encuentran María Icela Chávez Martínez, Felipe Flores Gómez, Kevin Sebastián Flores Chávez, Sendy Flores Castro, Moisés Flores Esparza, Saúl Flores Tinajero, Oscar Armando Jiménez Hernández, Irma Lizet Damián Ramírez, Fernando Gustavo Álvarez Peralta, Diego Ayala Romero, Linda Elizabeth Campos Tirado, Efraín y Omar Caro Urias, Hugo Iván y Víctor Manuel Carranza Zepeda, José Antonio Cordero Cárdenas, Mario Alberto Fernández Santana.

Asimismo, destaca de manera especial, que Rafa Márquez y Julión Álvarez “han estado vinculados durante mucho tiempo con Flores Hernández y han actuado como testaferros para él y su organización de narcotráfico, ya que mantenían bienes en su nombre”. La OFAC sancionó a su vez a Mauricio Heredia Horner y a Marco Antonio Fregoso González, por presuntamente actuar a nombre del excapitán de la selección mexicana de futbol.

Las penalidades que se aplican por violaciones a las designaciones de la OFAC, son el caso civil de hasta un millón 437 mil 153 dólares. Las criminales para el caso de directivos de empresas son sentencia de hasta 30 años de cárcel y multas de hasta 5 millones de dólares. Las multas a las empresas llegan hasta los 10 millones de dólares y otras personas, civiles, pueden ser enviadas a prisión hasta por un plazo de 10 años.