México, favorito ante Jamaica

México, favorito ante Jamaica

0 70

Además de la diferencia sideral entre México y Jamaica en el plano futbolístico, dos elementos más condicionarán decisivamente el encuentro que enfrentará hoy en la segunda jornada de la Copa Oro al Tri con el equipo caribeño: la condición de casi local de México por la hinchada y la altitud.

Denver, la ciudad que albergará el partido, está ya en la zona sensible en la que la altitud influye en el organismo. Con 1.609 metros sobre el nivel del mar, para México será un ambiente familiar, pero para los jamaicanos, acostumbrados a los 53 metros de altitud que tiene Kingston, de donde proceden la mayoría de futbolistas, la menor presión de oxígeno les pasará factura a medida que avanza el partido. Los 15 minutos finales de cada parte se harán eternos para los ‘Reggae boyz’.

El fútbol es un deporte donde se producen numerosos sprints repetidos. Si fuese una carrera aislada, el efecto de la altitud sería buenísimo para los que no están acostumbrados. Basta ver los récords que se batieron en los Juegos Olímpicos de México. Pero uno, otro y otro, termina siendo un tormento. “Algunos jugarán como si llevaran puesta una mochila de varios kilos”, apunta Óscar Celada, médico de la selección española.

La ciencia demostró esta teoría a comienzos de siglo con un grupo de ciclistas y una comparativa de seis sprints acortando los periodos de recuperación. El ritmo, en altitud, en el último de los test se ralentizó a casi un 10 por ciento, el doble de lo que ocurría al final de la sesión en una zona más cercana al mar. “Es verdad que se trata de una altura moderada, pero los jamaicanos pueden notar alguna pérdida de rendimiento por la hipoxia. No será generalizado, alguno lo notará más que otros”, expone Celada.

Esto arrojará, como consecuencia, un partido con sprints mucho más cortos y donde la intensidad del partido será mucho menor. A 1.500 metros, el rendimiento se estima que baja un 7 por ciento, un tamaño considerable para la alta competición. Y las estadísticas, entre ellas un estudio de FIFA en 2007 publicado por el British Medical Journal, dicen que México tiene más posibilidades de marcar más goles que Jamaica. Pero esto es fútbol. Tan incontrolable que se juega con los pies.