Viaja a Michel Temer al G20 en Hamburgo en medio de...

Viaja a Michel Temer al G20 en Hamburgo en medio de crisis brasileña

0 71
Brasilia.- El presidente brasileño Michel Temer viaje a Hamburgo, Alemania, para asistir a la Cumbre del Grupo de los Veinte (G-20), en medio de la pérdida de apoyos de los partidos de la coalición para frenar la denuncia de corrupción que enfrenta en el Congreso.
Temer, acusado por la fiscalía de corrupción, quiso enviar un mensaje de optimismo en un video, mediante las redes sociales, en el que aseguró que esta semana fue “productiva y de buenas nuevas para los brasileños”.
 “Los fundamentos económicos están todos mejorando”, dijo el mandatario, que aseveró que “hay motivo para el optimismo”.
“No estamos ocupados únicamente con las piedras en el camino”, dijo Temer, en referencia a la articulación de sus aliados en la Cámara de Diputados para recavar los votos necesarios para que la denuncia contra él sea rechazada en el Legislativo.
Presentada el 26 de junio pasado, por el fiscal general de Brasil a la Corte Suprema, la denuncia contra el jefe del Estado debe ser examinada en los próximos días por una comisión parlamentaria y, después, llegará a la crucial votación en el plenario de la cámara baja, probablemente a finales de julio o a inicios de agosto.
La admisibilidad de la denuncia debe recibir los votos de al menos dos tercios del plenario de la Cámara de Diputados -342 de 513 legisladores- para que pueda ser examinada por la justicia.
En caso de que eso suceda, Temer sería apartado del poder por 180 días, lo que probablemente provocaría su renuncia, pero si la denuncia no recibe el apoyo de dos tercios de la cámara, el mandatario seguirá en el poder.
En ese contexto, el presidente y sus aliados maniobran en el Legislativo para recabar apoyos, diputado a diputado. Por su parte, sus abogados presentaron la víspera un escrito de defensa de 100 páginas en el que dijeron que no existen pruebas de las acusaciones.
Iniciada en 2015, cuando la entonces presidenta Dilma Rousseff comenzó a perder apoyos que la llevaron a ser destituida por juicio político en mayo de 2016, la magnitud de la crisis política en Brasil aumentó tras las acusaciones contra Temer.
El país se prepara para un nuevo proceso político que, de nuevo, decidirá el futuro del jefe del Estado por medio de un voto en el Legislativo, como ya sucedió con el “impeachment” a Rousseff, destituida en agosto de 2016.
El fiscal general acusa a Temer de participar en una trama para recibir sobornos del empresario brasileño Joesley Batista a cambio de favores políticos, una práctica que la Operación Lava Jato –iniciada en 2014- reveló que era común en Brasil.
Temer habría utilizado al diputado Rodrigo Rocha Loures –libre tras mes y medio en la cárcel de forma preventiva- para negociar un soborno a cambio de que el gobierno ayudara al grupo J&F, de Batista, en un contencioso con la estatal Petrobras sobre el precio del suministro de gas en uno de sus negocios.
Seguimientos y filmaciones de la policía federal –que colaboró con ejecutivos de J&F- mostraron cómo el 28 de abril pasado Rocha recibió en efectivo 500 mil reales (156 mil dólares) en Sao Paulo que, según la fiscalía, tenían como destinatario final Temer, aunque él lo niega.