Los “Huachicoleros del gas” en Xochimilco son custodiados por “Halcones”

Los “Huachicoleros del gas” en Xochimilco son custodiados por “Halcones”

0 262

Leobardo Reyes

Vecinos de la delegación Xochimilco dieron a conocer que al menos en una de las cuatro gaseras instaladas de forma ilegal en esta demarcación  se pudo constatar la presencia de “halcones” que cuidan sus operaciones delincuenciales, mientras las autoridades locales encabezados por Avelino Méndez dicen que poco o nada pueden hacer porque en la problemática hay normas que pasan por los tres órdenes de gobierno, lo que los deja en total estado de indefensión.
Mencionaron que desde noviembre pasado han protestado por la instalación ilegal de cuatro expendedoras de gas LP en diferentes predios, la gasera ilícita instalada en Prolongación Acueducto 419, colonia La Concha en el Pueblo de Santiago Tepelcatlalpan;  otra que funciona fuera de la ley está en la carretera Xochimilco-Oaxtepec s/n, poco antes del límite territorial con Milpa Alta; la recientemente descubierta, está sobre el arroyo vehicular de lo que llaman Camino Real a la altura del número 26, colonia 3 de Mayo en el Pueblo de San Gregorio Atlapulco, delegación Xochimilco, donde surte gas LP a los microbuses de la Ruta 81 y la ubicada en la segunda cerrada del Bosque de San Luis Tlaxialtemalco, entre las avenidas 5 de Mayo y el inicio de Año de Juárez y el final de Aquiles Serdán.
Expusieron que en esta última dirección al pretender grabar la operación ilegal, los “halcones” en sus motocicletas apostados a la entrada del predio, salieron en persecución de reporteros que acudieron a realizar su trabajo para informar a la población del peligro que corren más de 2 mil personas a su alrededor.
Al respecto, Gustavo Cabrera, director Jurídico y de Gobierno de la delegación Xochimilco, poco o nada pueden hacer porque están vinculados los tres órdenes de gobierno y ninguno realiza sus funciones.
Cabrera aseguró que “las instalaciones o mejor dicho la infraestructura de estas gaseras como se le denomina, a final de cuenta son pipas, podrán tener las características, pero no prestan el servicio en la forma correcta”.
Apuntó “al momento que se cierra el terreno lo único que nosotros podemos hacer es la visita de inspección que ya se hizo, proceder así al segundo día como marca el reglamento de verificaciones, visitar nuevamente para exigir los documentos que acrediten que la actividad desarrollada es la correcta, pero al segundo día ya no están después de hacer la inspección”.
Comentó que en el ámbito del gobierno de la CDMX, hay dos instancias que debieran atender el problema, por un lado la Secretaría de Movilidad que en 1994 aprobó la conversión de motor a gasolina a motor propulsado por gas LP, pero no tramitaron ni concibieron la estructura necesaria para el surtimiento del combustible.
El otro es la Fiscalía de Delitos Ambientales de la Procuraduría capitalina que tiene la facultad, “de clausurar el predio y generar el procedimiento de la extinción de dominio por prestar un servicio totalmente irregular y tendiente a la delincuencia organizada porque realmente no sabemos de dónde salió el gas. La fiscalía de delitos ambientales puede iniciar con el simple hecho del reportaje una denuncia de oficio, porque están las evidencias, está el número de vehículo y la marca de la empresa que presta el servicio de entrega de gas”.
Por lo que respecta al sector federal, indicó Cabrera “a través de la Comisión Reguladora de Energía, la que debe asistir con sus inspectores a verificar que uno de sus concesionarios, a quien le otorgaron una patente, está prestando un servicio de manera irregular en el surtimiento de gas”.
Añadió “protección civil de la delegación mando ya dos oficios a la Comisión Reguladora de Energía sobre la prestación irregular de las empresas de gas identificadas con fotografía y los números económicos y a la fecha no ha habido respuesta”.
Insistió en que lo que debe aplicarse en estos casos es “la extinción del dominio del terrero porque es una situación irregular tendiente a obtener ganancias ilícitas por ´los huachicoleros del gas´, por llamarlos de alguna manera y la cancelación del permiso de la licencia para la empresa de gas en su estrategia de reparto a domicilio”.
Cabe señalar que tras la persecución a los reporteros, policías preventivos que acudieron al apoyo solicitado, refirieron que “en este caso no había delito qué perseguir, ya que uno de los ´halcones´ se quejó de que lo han grabado en las últimas semanas en su casa, de la cual sólo dio el nombre de la calle, pero no supo decir el número”.