No es un asunto partidista la consulta vecina para revocación de Monreal

No es un asunto partidista la consulta vecina para revocación de Monreal

0 359

Leobardo Reyes

La legisladora local Francis Irma Pirín Cigarrero aseguró que la consulta vecina para decidir la revocación de mandato del delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila que se realizará el 18 de junio próximo, “no tiene tintes partidistas, pues ni mi partido ni yo la estamos organizando, simplemente como diputada decidí apoyar a los vecinos que se acercaron a mí y así lo solicitaron, pero ellos solos se han estado organizando desde hace varias semanas”.

En conferencia de prensa, Pirín Cigarrero acompañada de vecinos de 33 colonias de esa demarcación, expuso que es importante que fueran los mismos habitantes de la delegación Cuauhtémoc quienes expusieran los avances en la materia, pues “son ellos los involucrados y más interesados en hacer este esfuerzo vecinal que pretende ser más que un ejercicio”.

Mientras que Armando Contreras, vecino de la jurisdicción quien funge como coordinador de la consulta de revocación de mandato, refirió que “no es para apoyar a Monreal, como él lo ha expresado en los medios, es para tomarle la palabra en relación a su promesa de campaña de realizarla, aun sabiendo él mismo que el IEDF no iba hacerse cargo de dicha consulta”.

Recalcó que Ricardo Monreal jugó en su campaña por la jefatura delegacional con el concepto de la consulta de revocación de mandato, y “nunca pensó que los vecinos le íbamos a tomar la palabra, pero se la tomamos porque es una añeja demanda de la población”.

Recordó que en su momento Ricardo Monreal ofreció aportar parte de su salario para la realización de la consulta, al igual que la directora deneral de Jurídico y Gobierno de la demarcación, Zuleyma Huidobro González, y “aceptamos su propuesta pero no hemos obtenido respuesta de su parte”.

Reiteró que el plebiscito no está impulsado por partido político alguno, “el hecho de que la diputada Francis Pirín los acompañara era para abrir el espacio con los medios de comunicación, e impulsar así la consulta para que la mayoría de los habitantes de la delegación asistan y expresen su opinión”.

Subrayó que en representación de los vecinos de esa demarcación, “era preciso recordarle al jefe delegacional en Cuauhtémoc que está gobernando dicha demarcación con sólo el 12 por ciento del voto popular, que fue el resultado obtenido en su elección en 2015”.

Informó que habrá mesas de votación en cada una de las colonias que conforman la demarcación para que los vecinos asistan a emitir su opinión el 18 de junio. “Tendrán que presentar su credencial de elector vigente y ser habitante de la colonia a la que asista a votar, como medida de seguridad, pues a falta de presupuesto no tenemos más candados qué ofrecer”.

Lo acusan de ver más por los intereses propios y de su partido

Durante las elecciones del domingo pasado en cuatro entidades, en donde se renovaron gubernaturas y presidencias municipales, el delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila fue acusado de operar políticamente para la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Delfina Gómez a la gubernatura del Estado de México.

Y es que el cuatro de junio el funcionario se e atrincheró en un hotel de la colonia Las Américas en Ecatepec de Morelos, desde donde dicen estuvo “trabajando” en busca de llevarle votos a Delfina Gómez Álvarez, e incluso fue increpado por simpatizantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI), afueras del hotel.

Incluso uno de sus asesores Faruk Miguel Take, pagó las operaciones de su jefe al ser agredido por los priistas en las afueras del Hotel Fiesta Inn ubicado en Conjunto Urbano Las Américas en Ecatepec.

En ese sentido la asambleísta  Cynthia López Castro, acusó al asesor de Monreal Ávila de romper una puerta en el hotel para ingresar con el delegado y se deslindó de las agresiones, pese a la presencia de simpatizantes fuera del edificio.

Ricardo Monreal en lugar de estar trabajando en la delegación Cuauhtémoc, estuvo en Ecatepec  para vigilar las casillas y evitar la operación de ‘mapaches’ a favor del PRI.

El escándalo aumentó más ya que horas después elementos de la policía estatal y municipal de Ecatepec, detuvieron a Alejandro Bernal, chofer de Ricardo Monreal Ávila, por compra de votos a favor de Morena, a esta persona se le detuvo en posesión de un arma de fuego, y con alrededor de 50 millones de pesos que traía en un vehículo con placas de circulación ZRH4154 del estado de Zacatecas a nombre del jefe delegacional, supuestamente el dinero iba a ser utilizado para la compra de votos a favor de Morena.

Aunque posteriormente la delegación Cuauhtémoc organizó una conferencia de prensa donde Alejandro Bernal Cruz dio su versión, y dijo ser víctima de la operación fraudulenta del PRI en contra de Morena.

Cabe recordar que durante las elecciones para renovar la gubernatura de Zacatecas del año pasado, la subsecretaria del Partido Revolucionario Institucional en la CDMX, Karina Escobedo, presentó una denuncia formal ante la Contraloría General del Gobierno de la Ciudad de México contra el titular de la delegación Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila, por cometer una violación a los principios de imparcialidad y eficiencia en el ejercicio de sus funciones.

En aquella ocasión Escobedo mencionó que “las conductas efectuadas por el jefe delegacional buscan incidir en las preferencias electorales de los ciudadanos a favor de su partido Morena, tanto en el estado de Zacatecas como en la Ciudad de

México”.

La denuncia del PRI-DF fue por supuesto uso de recursos públicos de la delegación Cuauhtémoc para el apoyo de David Montreal Ávila, entonces candidato por Morena a la gubernatura de Zacatecas.

Posteriormente, trascendió que el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, no estaba en la delegación sino que se trasladó a Zacatecas para seguir el desarrollo de la campaña en ese estado, donde su hermano David es el candidato de Movimiento de Regeneración Nacional.

En ese momento, legisladores locales del PRD, expusieron que en la sede delegacional no se habían cerrado las bodegas de la Jefatura Delegacional, como debía haber sucedido por disposición oficial, y de donde presumen podría salir materiales y vehículos para apoyar el voto a favor de Morena.

Asimismo, se dio a conocer que personal y recursos de esa demarcación fueron llevados a Zacatecas para apoyar logística y económicamente al candidato David Monreal, al final de cuentas este perdió la contienda con el PRI.

La ALDF le citó por el caso de Pedro de Antuñano

Hace unos meses, el pleno de la Asamblea Legislativa aprobó citar a comparecer ante comisiones al jefe delegacional de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila, para que rinda cuentas sobre diversos actos de ilegalidad, como el origen de los más de 600 mil pesos en efectivo con el que fue detenido el entonces director jurídico y de gobierno de la delegación, Pablo de Antuñano, así como a la Contraloría General para que se revise la evolución patrimonial de cada funcionario de la demarcación, iniciando por el mismo titular de la demarcación.

A través de un punto de acuerdo que presentaron los diputados del PRD, Raúl Flores García e Ivan Texta Solís, expusieron otros casos de corrupción de los que tendrá que dar cuenta el delegado, como la detención de la directora general de Desarrollo Social de la demarcación, Benelly Jocabeth Hernández Ruedas, en posesión de un millón de pesos al pretender abordar un vuelo de Chiapas al Estado de México, dinero del que tampoco se acreditó su procedencia, así como la intención de ceder un parque público de la colonia Hipódromo al actor Bruno Bichir para construir un foro cultural, quien es familiar del dirigente estatal de Morena en la Ciudad de México, Martí Batres.

Texta Solís aseguró que este caso reveló a Antuñano como operador financiero de Monreal y del “señor López” –expresión que en forma despectiva uso el PAN en la campaña de 2006 contra Andrés Manuel López Obrador– y que con esto  “estamos viendo que la verdadera mafia del poder son ellos”.

En aquella ocasión desde  sus curules los diputados del Sol Azteca, exhibieron láminas con el grabado de un billete de 500 pesos en el que sobrepusieron en la imagen de Diego Rivera las de Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Monreal y Martí Batres Guadarrama, y otras modificaciones como la cifra de 600 pesos y las frase “Banco Morena, Monreal y Antuñano”  y “Somos la mafia del poder”.

Asimismo, Ricardo Monreal Ávila fue cuestionado durante su comparecencia en la ALDF por la diputada local Elizabeth Mateos Hernández, quien le manifestó la importancia de saber sobre la recuperación de predios invadidos y si se tiene una propuesta para definir el destino que tendrán.

A lo que Monreal Ávila se limitó a responder que se instalaron seis mil luminarias y con los mil millones de pesos de presupuesto se avanzó más; se recuperaron  73 espacios, además se ha investigado el estado que guarda cada uno de ellos.