Siguen denuncias de gasolineros contra corrupción en Profeco

Siguen denuncias de gasolineros contra corrupción en Profeco

0 857

Ángel Iturralde

 Luego del escándalo de la llamada Lady Profeco y la salida del ex procurador Humberto Benítez Treviño de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) las denuncias de corrupción, negligencia y abuso de poder son contantes en la dependencia que se dedica a regular los precios y la calidad de productos y servicios.

El conflicto directo y permanente es el de los Gasolineros agrupados en varias asociaciones quienes han denunciado el abuso de poder y exigencia de sobornos de los numerosos  inspectores y operadores de Profeco que andan en la calle, con lo que se cae la visión de honestidad y rectitud de la procuradora Lorena Martínez Rodríguez.

A pesar de que ahora  también hay que decir que ahora el organismo público que resguarda los derechos de los consumidores tiene más “dientes”, con las reformas a la Ley federal de protección al consumidor, que las que tuvo en el pasado.

Datos de la Onexpo indican que las afectaciones por la corrupción de los inspectores de Profeco afectan el 25 por ciento de las operaciones de las gasolineras que ahora se encuentran sobre reguladas y tienen que cumplir con una seria de requisitos para evitar ser multadas por el organismo y cumplir con “litros de 100%”.

 Las denuncias se han generalizado en el centro, norte y occidente del país

 A pesar de la limpia que había implementado Benítez Treviño para limpiar  y renovar al organismo al salir en el 2014 la corrupción en el organismo se mantiene más elevada que nunca ya que corrupción que se multiplicó entre los funcionarios de las delegaciones de Profeco por todo el país.  “Eran ampliamente conocidas diversas formas de corrupción que crecieron al interior del organismo para eludir o modificar los resultados de las inspecciones o, simplemente, para no atenderlas cuando se trataban de infractores de “grueso calibre”; llámese grandes empresas y empresarios “favoritos” de los gobernantes locales en turno. Una Profeco al servicio de intereses que no son precisamente los de los consumidores” indican un reporte de los gasolineros.

Los casos son numerosos y extendidos. Recientemente hubo el caso de la destitución, inhabilitación o sanción de tres funcionarios de Profeco en las delegaciones de Guerrero y Morelos por “irregularidades administrativas” e “incumplimiento de obligaciones”, que en lenguaje llano quiere decir corrupción.

También se documentó la destitución de la delegada de Profeco en Baja California por irregularidades durante su gestión como delegada en Hidalgo. Con ella, otros dos funcionarios de la delegación en Hidalgo fueron sancionados.

Profeco también había presentado denuncias en contra de la actual delegada en Tamaulipas por irregularidades durante su gestión como delegada en Guerrero, atribuibles a la pérdida de cientos de expedientes y de hologramas de verificación, que constituyen presuntos delitos.

 Acusan de corrupción a inspectores de Profeco

 Uno de los casos de corrupción más documentados lo representaron los inspectores de Coahuila. Pese a que aparecen en la lista negra de Profeco por no vender “litros de a litro”, gasolineras de Saltillo afirman que el personal de la dependencia incurre en actos de corrupción al realizar las revisiones y niegan que sus litros no sean exactos.

La Procuraduría Federal del Consumidor dio a conocer la lista de gasolineras en todo el país que de acuerdo con las revisiones de su personal incumplen al vender litros de menos. En Coahuila son 89 las gasolineras que figuran, sin embargo 52 sí presentan supuestas irregularidades y 37 no.

Amegas ha reiterado que los agremiados han contratado a una compañía que cada mes se encarga de verificar que los litros sean exactos, pues a la empresa no le conviene que se ponga en entredicho su trabajo.

Mencionó que la lista negra de Profeco no está actualizada, pues en esta gasolinera tienen una nueva administración e incluso han elevado sus ventas, pero no en perjuicio de sus clientes.

De acuerdo con el reporte verificadores de Profeco en Saltillo en ocasiones acuden a querer cerrar estos negocios de manera arbitraria y cobrando un “moche” para dejarlas abiertas.

En este establecimiento, los trabajadores vertieron en una botella de plástico un litro exacto despachado de sus bombas con la intención de mostrar que sí despachan los mil mililitros.

En un recorrido realizado por algunas de las gasolineras señaladas en la “lista negra”, los empleados aseguran que lo dicho por Profeco es mentira e incluso hicieron a este medio una prueba de la calibración en sus bombas. Acusan de corrupción a inspectores de Profeco.